¡ ¡ ¡ É t e r V e r t i d o E n E l P o l e n ! ! !

¡ ¡ ¡ É  t  e  r    V  e  r  t  i  d  o     E  n    E  l   P  o  l  e  n  !  !  !
H e P r e p a r a d o U n a P ó c i m a E s p e c i a l !

martes, 29 de noviembre de 2011

viernes, 25 de noviembre de 2011

domingo, 20 de noviembre de 2011

2 0 - N .

Respecto al día de hoy, Ésta Es Mi Bandera: Las Islas De La Desolación [KER] ¡¡Y El Resto Al Cuerno !!

viernes, 11 de noviembre de 2011

¡ M a l A s u n t o !

Aldaba de Ciertos Hospitales Desolados.
¡¡ M a l    A  s  u  n  t  o !!
Precisamente ahora que voy al lecho a ponerme una manzana en el culete y el pólex en la boca, recuerdo no entiendo debido a qué conexión mental, la mónada MCL de Don Camilo José Cela :
"A la puerta de un sanatorio antituberculoso siempre hay un avestruz vestido de pierrot que tose escupe sangre..."   Luego también matiza que practica onanismos en solitario-bueno, según mi jerga más o menos- bla, bla,bla,bla...con Cela ya se sabe. Lo que Él desconocía, era cómo son los llamadores de los lugares antiescrofulosos. Yo sí. Un poco más arriba se ve.Y es que creo que esta semanita de Luna Llena me ha proporcionado un estimable causón. No tardaré en recurrir a mi entrañable Pater Fulmar. Contra Él no hay avestruz-¡¡Ni tan siquiera casuario!!- que pueda quitar el sueño. ¡BUENAS NOCHES!

Post Scriptum: Para nuevos capítulos de terrores nocturnos, acúdase a "Oficio de Tinieblas".
Post Scriptum II : ¡Ahora me voy acordando! Con un avestruz que se acurrucaba-llamado Du Pré-hice un microrrelato a las puertas de un sanatorio. ¡Pero eso es otra historia!    V   a   l   e   ! ! !

Post Scriptum III : Lo dicho......¡¡¡ M a l    A s u n t o !!!

L o g o g r i f o .

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ DOPPELGÄNGER !!!!!!!!!!!!!!

E l B a l a n c í n .

El tío abuelo Carlo fue primer violín en una ciudad europea en entreguerras. Los últimos años, ya retirado y giboso, dirigía con carisma todopoderoso la orquesta sinfónica de la ciudad natal sentado en su mecedora, situada sobre una tarima elevada al filo del foso del antiguo teatro para que los músicos pudieran atender las sabias indicaciones de su batuta. Les había guiado a posiciones encumbradas en La Clásica. Hasta que en un arrebato de los suyos dirigiendo, por la vehemencia de un allegro giocoso, al inclinarse jaleado por el vaivén de la mecida, el balancín dio la pinganeta y fue con su provecta humanidad al foso, quebrándose el cuello.
Después de aquello, los descorazonados músicos, siempre llevaban a los conciertos su pintoresco asiento vacío, intacto tras la aparatosa caída, y en homenaje lo situaban a la vera del director sustituto, en un plano discreto. La técnica, seguía imprimiéndola El Maestro recién llegado pero el espíritu del fuego musical, calaba en cada uno de ellos cuando durante la ejecución de las piezas, veían balancearse sola en las sombras la mecedora.

B e n z o i c o s A r o m a s .

El Escapulario Que Me Protege.
                           Dedicado Al Ánima del Hospital Abandonado de Sierra Espuña,
                                                                                             ¡¡¡¡¡¡¡ Ésta Demencia !!!!!!!
Zahorí de Dispensarios Antituberculosos
silvestre investigador de ignotos preventorios
perdidos en los lucos, siguiendo el oloroso
impregnado benzoico de esos reconditorios.

Lugares de anatema, de hechizo y numinosos,
do antaño agonizaron reos en sus sanatorios
en desahucio y olvido muchos escrofulosos
y los pacientes de otros contagios disuasorios.

Todavía en las ruinas, se siente enfermedad,
tintineo en botiquines y cierto aire a maldad,
incluso hasta he oído crepitar pabellones.

Quedaré interno quizás en esta soledad
me place su psiquismo, pero es que en mis pulmones
hay algo nosocomial: Tus Viejas Infecciones,

Muerte Blanca en Rojas Lesiones
¡Dama de estas clínicas! Con La Cruz De Lorena
velaré aguardando el fin con Las Almas En Pena.

Del Preventorio Soy El Ente; siempre recito a Leopoldo Lugones ...
"Flota en la noche de blanco mortuorio
una benzoica insipidez de sanatorio,
y cada transeúnte parece una silueta del Purgatorio"
                                                                        ["La Muerte de La Luna"]

jueves, 10 de noviembre de 2011

C o c h e D e L a F u n e r a r i a .

Empinadas calles de la muy noble y antigua villa de Edeta.
Voy paseando en ese dédalo y me cruzo por un lugar imposible, quebrada geometría, un coche de la funeraria, un agorero plaustro de aquellos que dentro lucen su último traje (de madera) Un auténtico cuervo elongado hecho vehículo, ave de transporte ciudadano que nadie desea. Al circular parsimonioso, magnetizaba la soledad de La Luna Llena de hoy, y por un momento tuve la sensación de que apresaba con elegancia la esfera plena de plata bruñida y la encapsulaba en la parte trasera, la terriblemente horizontal.Tan largo era el automóvil, que parecía que viniera desde La Vida y al alcanzar la vista la parte delantera, fuera La Muerte: Su Longitud era cual nuestro tránsito existencial.Con tanto fuselaje asemejaba un luctuoso avión.
Maniobraba en el volante un conductor deprimente que con pericia evolucionaba por las aisladas calles de mi vagabundeo. No esperé más. Tuve que elegir; de un lado los recovecos del casco antiguo con luces urbanas vaporosas y La Luna, agrediendo con Su Potente Plenilunio del presente día. Y de otro, la segura conducción de ese Barquero de Caronte Moderno  en su coche fúnebre y rutilante, creo que vacío y hacia ninguna parte, quizás hacia la desafortunada cochera aterciopelada y almizclada.
Santiguándome dos veces, me fui con Selene.
 

miércoles, 9 de noviembre de 2011

I n A n g u l o C u m L i b r o .

Esta mañana me he fugado de urgencia al bulevar, a olisquear entre las casetas, y algunos pececillos han quedado atrapados en la red. Es una de las citas que no se puede perder nadie que ame los libros. Estos son los nuevos habitantes de mi biblioteca.
-Uno de testimonios sobre lugares y personas poco usuales, de Vittorio G. Rossi (Faros solitarios, Navegación por El Círculo Polar Ártico, Pescadores Japoneses, etcétera. Didáctico al estilo antiguo)
-Otro de Alfredo de Vigny "Stello" Veremos, no lo conozco, pero es literatura del siglo XVIII y la aprecio.
-El último es de nuestro Noel Clarasó, de quien afortunadamente ya tengo algunos otros libros, porque es complicado hallarlos.Se llama "Mano a Mano con Las Nubes" y el propio escritor lo califica como una novela rara. Desde luego es de su línea. También entra en lo poético tan particular de Clarasó y estoy contento porque he buscado algún libro de poesía pero no me ha convencido ninguno. Es una primera edición de MCML, menos da una pedrada en un ojo.
¡Sean bienvenidos, y también pacientes, pues les pondré en lista de espera!

martes, 8 de noviembre de 2011

¡ G o l o n k a !

Perdido en el arrabal libé leche pantera
y aunque ebrio, marché marcial hacia los alijares;
y en su exótico influjo de paisajes lunares
se mostró aparecido Golonka y Su Bandera.

Al viejo legionario le humeaba la guerrera
y en ella al rojo vivo, medallas militares
espantaban mi ánimo  prendiendo los aduares.
Velaba izado el guión en la única trinchera.

Sardónico hizo un gesto rogando mi petaca,
tabaco para mascar e incluso una beduina,
pero viendo amanecer, se fue sin alharacas.

Regulares del Tabor me hallaron en Las Ruinas
me han metido mis jefes un arresto de traca,
mas yo aún oigo a Golonka que ríe con inquina.

lunes, 7 de noviembre de 2011

P a r t e D e N o v e d a d e s .

Mis Consideraciones Más Distinguidas y Admiración sin Ambages.
El día que termina mejor no ha podido ser.
Dediqué la mañana a escribir un prólogo que me han solicitado para un libro de terror; dada  mi personalidad bifronte, no puedo desvelar títulos ni mecenas. He disfrutado desmedidamente.
Y para terminar, la tarde quedó gestionada comprando con premura el compact disc de José María Sanz  "LOQUILLO CANTA A LUIS ALBERTO DE CUENCA"     ( "Su Nombre era el de Todas Las Mujeres " ) Llevo varias horas escuchándolo sin descanso. Loquillo está insuperable, pues el que tuvo, ya se sabe. Pero Luis Alberto de Cuenca y sus poesías, no hay palabras ¡¡Ya las tiene Él!! Sólo puedo decir que es a quien tengo por maestro de mi poesía tan particular y que no le llega ni a la suela de sus augustos y clásicos talones. Solazándose uno con tantísima calidad, no puede  por menos que sonreir satisfecho y sentirse como compartiendo un Manhattan con tan divertida pandilla. El libreto en el que va el disco es elegantísimo, y ¡Oh Sorpresa! el prólogo es de Don Arturo Pérez-Reverte ¿Alguien da más?
¡¡Caray!! SON MI GENTE. Desde luego, anónimos seres que os deteneis ante estos renglones en el blog ¡Sabedlo! :No hago propaganda a tan soberbio trabajo, les homenajeo a todos ellos.
¡Ah! Y por supuesto, el prólogo que hice por la mañana sobre asuntos de literatura de terror, tampoco le llega a los talones al de Don Arturo.

ESTAMOS DE ENHORABUENA: TODAVÍA QUEDAN ARTISTAS COMO HECATÓNQUIROS EN ESTA NACIÓN, E S P A Ñ A .

¡Hala, aquí sigo escuchando el disco hasta que aparezca ante la puerta de mi gabinete algún vecino con la hoz oxidada para que baje la música!

domingo, 6 de noviembre de 2011

P s i c o C o n d u c t o r .

Cocherito Psicodélico.
Festividad de San Bruno, Fundador de Los Cartujos :
                       Hace un mes que pertenezco al rebaño de conductores.
Dos ponderaciones al respecto.
I       Echo de menos que cuando ELLA me lleva, vestida con su falda
        graciosa, sus bonitas piernas vivas manipulan con los pies los pedales
        del embrague, freno y acelerador. Es una estampa preciosa.
II      Cuando sin embargo conduzco yo, a través del espejo retrovisor central
        veo paisajes que no se corresponden con la realidad. Me da qué pensar.
       

B r u m o s o .

He vuelto a mi antigua residencia castrense. Llegué con poca luz y por la cuesta de San Servando parecía que el coche supiera su camino y circulara con vida propia. Ese tramo a la vera del Tajo es mi pasión. Lo mejor es poco antes del parador, cuando la carreterilla de la cuesta de La Degollá, asciende a la izquierda hacia el Cigarral de Los Infantes. Creo que sería capaz de vivir en La Cuesta, es un apartadero perfecto para mi.
Poco tiempo después estaba en la recepción de la residencia comentando con la gobernanta que me atendió el frío especial, como la piedra, que había sentido viniendo en el coche. Ella dijo que no era nada comparado con la situación que habría tras pasar otro mes, pues desde el fondo de las aguas del Tajo no deja de trepar por todas las murallas y riscos hasta la misma Academia, una neblina y unos vapores que hacen hasta enmudecer. Lo dijo tan ceñuda y vehemente, que me enfrié aún más.
Pasé lo poco que restaba de tarde explorando los itinerarios propuestos que en ocasiones pretéritas quedaron pendientes y regresé cansadísimo a la residencia. La habitación muy recoleta me aguardaba en la primera planta y antes de acostarme, siguiendo mi clásica costumbre, quedé un ratito admirando El Alcázar iluminado de fábula desde mi privilegiada ventana en línea directa a su emplazamiento. El último pensamiento antes de despeñarme en los brazos de Morfeo fue para El Río Tajo.
No sé qué hora sería, pero me desvelé en un silencio absoluto. Sentía los pies sumergidos en un cuerpo algodonoso. Miré con más detenimiento y observé con estupor cómo la mitad inferior de la cama estaba cubierta por un vapor blanco que salía desde el suelo de la habitación y su fumata movía con encanto y acaso significativamente el escudo heráldico de los ricos cortinajes, manifestando quizás su ánima. Salté y fui a la ventana, y en la noche  vi algo similar a un anélido blanco de cuerpo nuboso y grato cuya sorprendente longitud procedía del Río Tajo, allá, junto al pie de las murallas, hasta colarse subrepticio e invasor por mi ventana y sus intersticios desparramándose por la habitación.
Sólo indico una cosa. Tenía razón la mujer de recepción con quien hablé al llegar. Creo que en esta ocasión, las sublimaciones de la profundidad se adelantaron a la fecha prevista porque vinieron en su visita con el Espíritu de La Ciudad Imperial.

viernes, 4 de noviembre de 2011

E l A i r a l .

El monasterio de mi retiro está disimulado en un escondrijo donde se ahoga un valle en una sierra de montañas. Es una aldea protegida contra invasiones por un muro de los de antaño que la circunda disuasorio.He conseguido verlo desde la altura del cercano Monte de La Cruz y es magnífico admirarse en la vista sobre el fecundo, inmenso y abandonado huerto, El Vía Crucis, La Iglesia y el atrio, las alas de La Casa de Oración que hace las veces de hospedería, luego hacia el oeste la clausura de los frailes y en la última elevación dominante la capilla neogótica para ejercicios espirituales. Sé que he sido bendecido viendo el espesor de los muros y contrafuertes, mi desierto interior será muy fértil en este apartado lugar. En esta ocasión he conseguido albergue sin ningún otro hospedado, quedan pues, cerca de más de veintiuna celdas vacías.

F l a p s A z a b a c h e .

Acabo de dar de comer a los murciélagos, es lo que tiene el cambio de hora, y como siempre que llega su toque de fajina, tanta ternura me inspira algunas cosas: En este caso el dibujo. Una vez encerrado en mi gabinete, he recordado algo de más sustento y con más chicha-¡así son las cosas que les gustan a mis paraguas voladores!-
....                  " E l    C o n d e     D. "               [ de María Victoria Atencia  ]

"Cada noche te espero desde antes de acostarme,
y cuando sobrevienes, agregada presencia
a mi quehacer, pareja de topacios que rompe
contra la piedra azul serena de los míos,
dócilmente interrumpo mi sueño y, pues
prefieres
las sombras, me levanto y cierro las cortinas.
Ya puedes reclinar tu cabeza en mi hombro
y aposentar tus dientes con su sed en mi
aorta,
boa de Transilvania que me cercase el
cuello.
El mosto de la muerte con su empacho te
alienta.
Me voy quedando fría en tanto que amanece
y sorbes acremente mi paz a borbotones."

La obra de la poetisa malagueña es un bálsamo para mi,
pero muy en especial "El Conde D." es algo de lo que me nutro.

Un Abrazo para El Cenachero.

¡Entre Porfiria y Crúor voy apañado!

jueves, 3 de noviembre de 2011

I n s t a n t á n e o .

Llueve en exceso.
Todos llevan paraguas.
Una concurrencia formidable y muy camuflada.
¿Por qué me ha dado por pensar
que uno de ellos oculta un estoque dentro de la empuñadura?
Esta ocurrencia es demasiado turbia,
tanto como el tiempo inclemente que hace.
Pero también turbia como las intenciones
del indeciso que atesora el estoque.
Ergo,
Un Servidor ¡Fugit!

miércoles, 2 de noviembre de 2011

¡ C a p r i c h o s !

¡¡Eternas Rapsodias Húngaras y Marciales Galops!!
Guarda en su estuche El Violín, el arco y la resina,
sabido es, pero además, detachés, martelatos,
ebrias czardas zíngaras y alguna Hora Stacatto,
asalto y tempestades y El Vals De La Zarina.

El latir de mil bosques y su luna ambarina,
La Charodeika aullando presa del pizzicatto;
Crúor de Paganini que fluye entre arrebatos
y el contrastado arpegio místico de Una Elfina.

El Luthier y su arcano logran un instrumento
que al prestidigitador violinista enamora,
enloquece ¡Y a veces, melancólico llora!

Cuando al fin se libera su son, embrujamiento,
Lieds, romanzas y ensueños La Garnier acaloran.
¡Que el trémolo de Un Violín suene en Mi Postrer Hora!

martes, 1 de noviembre de 2011

H a i k u D e M i m b r e .

"En La Ermita" Salvador Dalí con diecisiete años.
H u e s o s          D  e       S  a  n  t  o
J  a  l  e  a       D   e       M   e   m   b   r   i   l   l   o
M   i   e   l       S   o   b   r  e       H   o   j   u   e   l   a s.