¡ ¡ ¡ É t e r V e r t i d o E n E l P o l e n ! ! !

¡ ¡ ¡ É  t  e  r    V  e  r  t  i  d  o     E  n    E  l   P  o  l  e  n  !  !  !
H e P r e p a r a d o U n a P ó c i m a E s p e c i a l !

lunes, 30 de noviembre de 2015

A l g u n a s L e c t u r a s .



Caprichos de La Vida.  
Resulta que buscando a Frederik Pohl -un clásico de la CF del siglo XX- me confundo y adquiero este libro -también en la línea de mis gustos y extrañezas personales- de Fredric Brown. No conocía al autor y esta al parecer es su obra más "de culto" y he disfrutado como un renacuajo en una charca. Ahora, tengo un problema  : No existen muchos libros suyos publicados y tengo obsesión con encontrar más. (son fuera de onda y pertenecientes a gustos pasados)

¡Lo tiene todo para reír!  (A pesar de que es una novela policíaca ):
Políticamente incorrecta a los parámetros de hoy en día, el protagonista bebe whiskey mientras hace apología del alcohol en general [¡Cuidado !  :  Yo no "privo" pero ver como han cambiado las cosas y con imposiciones de todo tipo me divierte, y echar la vista atrás con este libro proporciona perspectiva]

También -como es lógico-, se fuma a destajo 
Es muy entretenida la historia de un periodista de una localidad pequeña que se ve envuelto en los primeros años veinte en un surrealista asunto policial y enigmático, con telón de fondo de "Alicia en El País de Las Maravillas"(¡¡Más original imposible!!) Personajes cínicos, buena recreación de los ambientes sórdidos etc.

Se lee volando y como ya digo, queda uno con ganas de más. Además, la editorial que lo ha rescatado Reino de Cordelia es una de mis favoritas,elegante pulcra y digna de estar en mi biblioteca.















Los otros volúmenes los he dedicado a Madre Rusia  .

Es decir, de vez en cuando adquiero obritas raras del género gótico -fantasioso del siglo diecinueve ruso, también de autores extraños, pero que siempre aportan alguna gollería.


El primer librito trata de un pobre hombre que pasa una mala racha y queda de mendigo en un edificio inmenso abandonado pasto de las ratas. Me gusta precisamente eso, la descripción de locura y extrañeza recreada en la soledad del protagonista. Realmente el final no está bien resuelto, pero cuando llego a Él, yo ya he deambulado lo suficiente por las ruinas de esa ciudad.



"La Estrella de Salomón"  es casi infantil, muy de fantasía y previsible. La anécdota en que todo gira es la vida de un funcionario modesto y buena persona que cumple por arte de birlibirloque sus deseos de mejora y bienestar social, gracias a un extraño y antiguo libro. Me parece muy raro en un escritor ruso algo así, y me entretuvo bastante, eso sí, bajando el listón para leerlo con miras sencillas y algo simplonas. Pero siendo un "rara avis", merece la pena.


Sobre todo, recomiendo el primero,  La Noche a Través del Espejo  .
Los otros dos, solo para quien esté tan zumbado como yo.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

¡ C u a n t o M á s E x t r a ñ o , M e j o r !




Dejo resbalar El Sol
del Membrillo este Otoño
en la aislada placidez
de mis días vagando
por tenebrosas sendas
y apartaderos, cuando
La Hora Bruja adormece y
tiemblo como un bisoño.
Y es que en estos momentos
veo siempre a Un Anciano
extraviado como yo,
ceniciento, agorero,
sin conversación ¡Nada!
Sé, Espíritu del Huerco,
que eriza Tu Presencia
mi piel; Tu Aire Malsano.

domingo, 1 de noviembre de 2015

L a C l í n i c a D e l L o g o g r i f o .



Nunca obtuve la cátedra de disciplinas secretas y prohibidas de Köenigsberg, a pesar de lo preparadísimo que me presenté a las oposiciones. Pero ese conocimiento de lo críptico, fue lo que me salvó la vida, cuando al año de aquello, caí enfermo por unas escrófulas y me enviaron a  un dispensario en los bosques bajo la tutela del Doctor Mario Spreaficus.

Cuando tras muchos meses desde el ingreso se dictaminó mi traslado al Pabellón “Potenciarán” con ese fin precisamente, de fomentar el avance de un diagnóstico exacto, mi delirio febril me proporcionó la visión del tratamiento encubierto al que al insólito albur de Spreaficus, iba a ser sometido. Mi pasión por los anagramas hizo que me escapara de ese ala del edificio, donde la única realidad, era su nombre velado :





                          “Trepanación”




Micronarración Extraordinaria en Honor a Edgar Allan Poe, escrita para la gloria por el siniestro  "El Orive Lento Pretende"

















¡Oh   No.......se ha vuelto a colar .....!